Luego de la extensión del programa ATP al mes de junio, el gobierno ahora busca alcanzar un mayor número de empresas afectadas por la crisis desatada por el coronavirus.

Según confirmaron fuentes oficiales a LPO, en esta nueva etapa se intentará llegar a 2,7 millones de trabajadores y a 300 mil empresas, un 20% más de las que estuvieron cubiertas en mayo.

Dentro de este universo, también se incorporarán grandes firmas porque «la lógica es sostener la producción y el empleo». «No existe discriminación entre empresas grandes y chicas. El plan ATP sirve para proteger empleos y empresas», indicaron.

En este sentido, agregaron que «una empresa grande arrastra una cantidad muy grande de proveedores y así sufren muchísimo las pymes», por lo tanto, sostienen que no se puede especular «si les cayó o no la actividad, tenemos que actuar homogéneamente por haberles impedido producir».

No obstante, las cifras del pago de mayo registran que casi el 94% de las empresas auxiliadas tienen hasta 25 empleados, mientras que apenas 0,1% de las firmas que lo solicitaron poseen más de 800 trabajadores en su plantilla.

En tanto, las empresas que cuentan con una plantilla de entre 25 y 100 empleados representan el 5,4% del total de beneficiadas por la ATP y las firmas de entre 100 y 800 empleados son el 1,2% del total.

El plazo para poder adquirir la ayuda estatal fue extendido hasta el próximo martes y para aquellas que no hayan logrado calificar se está analizando algunas excepciones de acuerdo a los subsidios que reciben en forma permanente, particularmente en algunos rubros como educación y transporte.