El presidente de la compañía, Luis Malvido, calificó de “salvaje” e “irracional” la medida de fuerza anunciada por el gremio APLA. “No todos los pilotos están alineados, pero los tienen amenazados”, alertó

Los pasajeros de Aerolíneas Argentinas vivieron ayer un día complicado. La intransigencia de los pilotos comandados por el gremialista Pablo Biró obligó a cancelar más de 100 vuelos. Pero el conflicto continúa y el gremio de APLA anunció un paro de 48 horas para el fin de semana para reclamar un 22% de aumento salarial.

El presidente de la empresa, Luis Malvido, en diálogo con radio La Red, calificó la medida de fuerza como “salvaje” y afirmó que solicitará la conciliación obligatoria. “Muchas de las medidas que toman son irracionales, hemos hecho un gran esfuerzo; esto siempre es político porque hay una clara intención de ir en contra de las políticas del Gobierno”.

No puede ser que por una discusión de este tipo, en un contexto complejo para todo el mundo, dejemos a los argentinos sin volar. Sé que muchos pilotos trabajan una gran cantidad de horas, sin embargo hay otros que no y se protegen esos privilegios. No todo el mundo acompaña lo que decide APLA, no todos están alineados, pero los tienen amenazados”, denunció el ejecutivo.

En este sentido, Malvido puso como ejemplo la sorpresiva asamblea que ayer afectó a más de 100 vuelos. “Dejar aviones en pista con pasajeros abordo y sobre todo con tormenta como ayer, es muy peligroso. Esas cosas no se hacen, los pilotos las saben, pero responden al mandato del sindicato que los tienen amenazados”, ratificó.

Los pilotos de Aerolíneas Argentinas recibieron ya un 30% de aumento en lo que va del año. “No tengo dudas de que el objetivo es que todo pase la lupa, el control y el lineamiento de Biró y APLA. Hay un grupo de sindicalistas que tiene esa misma preceptiva, pero no todos están alineados”.

“El Ministerio (de Trabajo) se comprometió a seguirnos en este pedido. Puedo garantizar que vamos a volar el fin de semana y que los pilotos no van a volver a interferir en nuestro servicio”, afirmó.

Biró, por su lado, se refirió al paro convocado para el sábado y domingo y señaló que “los procesos de conciliación obligatoria están finalizados” y que lo único que puede suspender el paro del fin de semana es que los convoquen y les den “la diferencia del 22% para no perder con la inflación”. “Si no, vamos a ir a un conflicto más profundo”, amenazó.

Detrás de esta medida irracional que afectará a miles de pasajeros de Aerolíneas Argentinas y Austral, está también el gremio de UALA (Unión de Aviadores de Líneas Aéreas).

La semana pasada fue el “interchange” y antes el avance de las low cost. Para los pilotos de estos gremios, pareciera que todas las semanas hay un motivo para paralizar la actividad aeronáutica.

“Es difícil de entender que digan que estamos destruyendo Aerolíneas Argentinas, cuando nosotros crecemos año a año”, añadió Malvido. Desde 2015, la compañía incrementó un 40% la cantidad de pasajeros de cabotaje, cuando todo el mercado creció un 66%. “Dos de cada tres nuevos pasajeros que sumó el mercado aéreo eligieron Aerolíneas”, destacó el ejecutivo.

Desde Aerolíneas Argentinas agregaron que por los atrasos provocados este lunes se prevé que habrá demoras de al menos dos horas en todos los vuelos durante este martes. A eso hay que sumarle las malas condiciones meteorológicas: en lo que va del martes, ya se postergaron 17 despegues por las fuertes tormentas sobre el área metropolitana.

El paro anunciado para el próximo fin de semana afectará a más de 500 vuelos. Surge en medio de las discusiones paritarias. La conducción de Aerolíneas recordó que le pagó a sus empleados un bono de entre 5.000 y 30.000 pesos en diciembre de 2018, un ajuste de salarios del 10,2% en enero, un 4,1% en marzo, un 15,2% en abril y un bono de 5.000 pesos para los sueldos menores a 100 mil en este mes.

En lo que va de este 2019, Aerolíneas sufrió 14 medidas de fuerza que en total afectaron a más de 160 mil pasajeros.