Meses después de la recordada presentación de ambos en los Oscar, se confirmó el romance entre ambos.

Aquel momento del que todo el mundo habló durante la última entrega de los premios Oscar, cuando Lady Gaga y Bradley Cooper cantaron juntos y aunque había millones de televidentes parecía que ellos estaban solos en el mundo arriba del escenario, ahora dejó de ser un mero truco del marketing de Hollywwod: la cantante se mudó al departamento de su colega y actor y director en Nueva York para convivir juntos.

La revista In Touch confirma que Gaga se mudo al departamento que hasta hace cuatro meses Cooper compartía con su antigua pareja, la rusa Irina Shayk, por lo que la pareja protagonista de la película “Nace una estrella” ya “no tiene que esconderse más”. 

“Ella ya le dio su toque personal al departamento, en West Village, y planea hacer alguna reforma”, detalla la publicación.

Los rumores habían estallado después de esa interpretación de ambos en la que las miradas delataban la química que existía entre ambos, y que también se había visto en la pantalla grande.

Miles de memes y comentarios en los días posteriores a la ceremonia de los Oscar dieron paso a un silencio que fue cortado por una noticia esperada: la ruptura entre Cooper y Shayk luego de cuatro años de relación y con una hija de dos en común, Lea.

El tiempo confirmó lo que todo el mundo había visto. Pero como buena película de Hollywood, debe tener una vuelta de tuerca: la tapa de In Touch tiene a Lady Gaga con las manos en el vientre, y el delirio de los fans se acrecienta por la posible llegada de un bebé…