La Senadora Nacional presentó dos iniciativas parlamentarias que buscan que dentro del presupuesto nacional para el 2020 se incorpore el Hospital SAMIC de El Calafate y los fondos para la finalización de la Central Termoeléctrica de Río Turbio.

La Senadora Nacional por Santa Cruz, Ana María Ianni, volvió a reclamar por el debido funcionamiento del Hospital SAMIC de El Calafate, y los fondos para la finalización de la obra de la Central Termoeléctrica de Río Turbio, ambas golpeadas fuertemente por las políticas adoptadas por el gobierno nacional.

La petición fue realizada a través de dos iniciativas parlamentarias que fueron presentadas en el Senado de la Nación.

Una de ellas le solicita al Poder Ejecutivo Nacional la partida presupuestaria, dentro del presupuesto nacional 2020, con destino al financiamiento del Hospital de Alta Complejidad de la Villa Turística para el sostenimiento de los gastos asociados a recursos humanos, bienes y servicios, infraestructura y equipamiento necesarios para su funcionamiento regular.

“Es muy importante para nosotros los Calafateños pero también para los vecinos de toda nuestra provincia darle una solución a esta problemática por la cual venimos alzando la voz desde que ocupamos una banca en el Congreso Nacional. La grave situación financiera del hospital que es cabecera en Santa Cruz tiene que ser prioridad porque se trata de la salud de cientos de miles de personas”, expresó Ianni.

Por otro lado, también se contempló la necesidad de exigir que a través del Ministerio de Hacienda de la Nación, se incluyan en el proyecto de Ley de Presupuesto 2020 los fondos que cubran el 100% del valor total estimado para la finalización de la Central Termoeléctrica a Carbón de Río Turbio.

“Una obra de esta magnitud posibilitará incrementar el valor agregado de la producción minera en Yacimientos Carboníferos Río Turbio, otorgando mayor rendimiento económico y potenciando el desarrollo industrial en toda la región de la cuenca carbonífera” fundamentó Ana María Ianni, y agregó “La paralización de la obra de la usina, causó que se perdiera la garantía de los bienes comprados, del mismo modo que ocasionó despidos y la implementación de un programa de retiros voluntarios, repercutiendo negativamente en una región que depende exclusivamente de este complejo”.