La Senadora Ana María Ianni presentó un proyecto de Declaración en donde expresó su más enérgico repudio ante la firma del acuerdo de “cielos abiertos” entre el Gobierno de Macri y los Estados Unidos.

La Secretaria de Transporte de los Estados Unidos y el Ministro de Transporte de Argentina, Guillermo Dietrich, firmaron una ampliación del Acuerdo de Servicios de Transporte Aéreo firmado en 1985 entre los Estados Unidos y Argentina, con el objetivo de “modernizarlo”.

Esta “modernización” de la relación bilateral entre la aviación civil entre los Estados Unidos y la Argentina supuestamente – siempre según la versión del Gobierno Nacional – beneficiará a las aerolíneas, los trabajadores de la aviación, los viajeros, las empresas, los transportistas, los aeropuertos y las localidades, al permitir un mayor acceso al mercado para que las aerolíneas de pasajeros y de carga total puedan volar entre estos dos países y más allá.

“Ni el Embajador Braden, cuando intentó extorsionar al entonces Coronel Perón prometiéndole su apoyo a la candidatura a cambio de este acuerdo pudo lograrlo, y el Gobierno de Macri vulnera otra vez nuestra Soberanía permitiendo que el espacio aéreo argentino sea de libre acceso para los norteamericanos”, expresó la Senadora Ianni.

Lo cierto es que el acuerdo de apertura del transporte aerocomercial entre los gobiernos de Estados Unidos y la Argentina consagrará una política de “cielos abiertos” que se viene resistiendo por parte de los trabajadores desde los años 90 -con justa razón-, y que debilitará al máximo a Aerolíneas Argentinas en una competencia desigual con empresas de esa nacionalidad y sus socios.

Por su parte, el Ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, manifiesta que el “acuerdo de servicios de Transporte Aéreo” tendrá como objetivo “ampliar las rutas y frecuencias aéreas de forma ilimitada” y “permitirá que se realicen vuelos directos sin escalas”, y nos sigue vendiendo la “revolución de los aviones” que promociona Cambiemos en el rubro desde el arranque de su gestión.

Lo concreto es que, además de representar una amenaza inminente para el sostén de la línea de bandera, el acuerdo implicará un beneficio directo para la socia privilegiada de la estadounidense American Airlines en la región, Latam (la denominación en la Argentina de la chilena LAN), de la que Gustavo Lopetegui, actual secretario de Energía y ex Vicejefe de Gabinete, fue CEO por años. “Queda en evidencia en forma muy clara, que este protocolo no sólo busca debilitar a Aerolíneas Argentinas, sino también precarizar las condiciones laborales a través de la monopolización de las rutas aéreas, lo que va en consonancia con el lineamiento ideológico de este gobierno, que a estas alturas no sorprende, pero sí preocupa y debe ser expuesto a todas luces” concluyó Ianni.