Así lo señaló el cónsul de Chile en Río Gallegos, quien dio cuenta de su paso por el lugar hace unos días y advirtió la falta de una sala de espera para los usuarios. Además, explicó que hay un problema aduanero por el gas que conecta con la frontera argentina sería como una importación.

El cónsul de Chile en Río Gallegos, Sergio Valenzuela León, señaló a Tiempo FM que “hay un problema de disponibilidad de gas en el lado argentino y un tema de funcionamiento de baños”. Advirtió que “era una forma de protesta porque el complejo del lado argentino tiene hace mucho tiempo episodios de mal funcionamiento e incomodidad para el personal”.

El cónsul recordó que “el sábado, al regresar de Punta Arenas, en el sector hacia tanto y más frío que en el exterior” y dio cuenta que “los funcionarios andaban con dos o tres camperas para combatir el frío”.

“La situación se fue haciendo más compleja y decidieron no funcionar por mal funcionamiento de baños y calefacción”, expuso el cónsul, siendo que “cerca de las 9 y cuarto pudieron buscar una solución provisoria para poder despachar los autos”.

Valenzuela León informó que hoy “el paso está funcionando normalmente en un mecanismo de emergencia y hay que estar atento a las novedades de cómo continúa el trabajo del área en el Paso Fronterizo”.

Por otra parte, explicó el acuerdo entre los países para que del lado chileno provean de gas y del lado argentino de electricidad de manera recíproca. “Hay un problema aduanero porque el ingreso de gas a Argentina equivaldría a una importación de gas y, siendo Argentina un país exportador, ahí está el problema”.

El cónsul sostuvo que “hay un tema complejo porque la situación ad administrativa que viene de arrastre hace 5 años” que debe ser solucionado por Nación y puso en relieve que hoy “Chile está generando electricidad con motores propios y alrededor del 70% de esa energía la provee al lado argentino”.

Por esto, “el sistema funciona muy al límite y lleva a que haya caídas del sistema eléctrico y se paralice todo”.