Los protagonistas serían vecinos, si bien el hecho ocurrió hace un tiempo, la madre radicó la denuncia en la jornada de ayer, luego de mantener una entrevista con la psicopedagoga que atiende a su hijo.

En la jornada de ayer, una mujer se acercó a la Comisaría Segunda donde habría radicado una denuncia por el presunto abuso a su hijo menor de edad.

Según se pudo conocer, el hecho se habría cometido hace varios meses, cuando la víctima habría estado jugando con un vecinito y éste le habría bajado los pantalones y le habría tocado sus partes íntimas.

La madre del menor habría conocido el hecho a través de la psicopedagoga que atiende a su hijo, que le habría contado lo sucedido tiempo atrás.

Desde la dependencia se habría dado aviso de lo sucedido al Juzgado del Menor de turno, de donde se dispondrán las medidas a seguir. 

Abuso sexual de menores por parte de menores

El término abuso sexual de menores por parte de menores se define como la actividad sexual entre los niños que se produce sin consentimiento, sin igualdad (mentalmente, físicamente o en la edad), o como resultado de la coerción física o emocional. El niño mayor o más grande generalmente está buscando directamente algún tipo de estimulación sexual en la explotación de los niños de menor edad o que son más pequeños.

Mientras que el trauma para la víctima es el mismo como si hubiera pasado con un adulto, este tipo de abuso suele no ser reportado, ya sea porque es ignorada por los adultos al decir “los niños son niños” o por el temor de lo que le sucederá a uno o ambos de los niños si se sabe del abuso.

La verdad es que ambos niños necesitan ayuda en una situación como ésta. El niño que está siendo abusado sin duda necesita el cuidado adecuado para evitar el peso del trauma permanente que experimentan tantos sobrevivientes de abuso sexual infantil, así como los síntomas que lo acompañan.

El niño que está cometiendo el abuso necesita cuidado apropiado también porque, estadísticamente hablando, este niño probablemente está siendo abusado sexualmente o fue previamente abusado sexualmente y corre el riesgo de convertirse en un abusador de toda la vida. Muchos abusadores adultos comenzaron a abusar sexualmente cuando eran menores de 18 años.